Nuestra Historia

Nuestra Historia

Antes de la conquista, lo que hoy se conoce como el Estado Guárico, cuyas tierras durante la colonia, pertenecían en su gran mayoría a la Provincia de Caracas, estuvo poblado por indígenas dedicados principalmente a la caza, a la pesca y a la recolección de frutos y tubérculos, en el sector occidental de la franja Norte del estado moraban Arawacos occidentales; el sector oriental de la misma franja que comprende las tierras de la cuenca del Unare, indígenas pertenecientes al área cultural de la Costa del Caribe y Ciparicotos; en el resto de las tierras guariqueñas, que comprendían, de hecho, los Llanos propiamente dicho, indígenas del área cultural de los recolectores, cazadores y pescadores.

Con el poblamiento español, los indígenas asumieron muchas de las costumbres de éstos, aprendieron ciertas técnicas para la siembra y recolección y la utilización del caballo como medio de transporte, interrelacionándose entre sí hasta llegar con el tiempo y el mestizaje a formar parte de una misma estructura social.

Algunos historiadores como Pablo de Ojer han sostenido que en el lugar en donde Don Carlos del Peral y Velasco fundó su hato había existido con anterioridad una población llamada San Miguel de la Nueva Tarragona en el Batey, fundada en el año 1646 por el capitán Miguel de Urbés, sin embargo, otros como José Antonio de Armas Chitty, si bien reconocen la existencia de tal ciudad, niegan que el lugar en donde se encontraba ubicada pudiera identificarse con el de la actual Zaraza, aduciendo que tal pueblo se hallaba en “las juntas de Quebrada Honda con el Unare”, es decir, donde han existido posteriormente algunos pueblos como El Potrero, hoy San José de Unare y el extinguido San Rafael.

La anterior discusión no fue superada y hoy por hoy, hay quienes acogen una u otra teoría, en lo que sí todos están contestes es en atribuir a Don Carlos del Peral y Velasco la fundación de Chaguaramal de Perales, la actual Zaraza.

Don Carlos del Peral y Velasco, según expediente que se encuentra en resguardo del Archivo del Palacio de la Academia Nacional de la Historia, solicita en el año 1740 la composición de unas tierras situadas en Chaguaramal del Batey, jurisdicción de San Sebastián de los Reyes, tierras que finalmente le son vendidas el 11 de noviembre de 1740 en 30 pesos de 8 reales. Adquiridas por Don Carlos del Peral dichas tierras, años más tarde éste hizo fabricar a su costa dentro de las mismas un Oratorio o Capilla, el cual le fue autorizado el 15 de julio de 1752, lo cual atrajo al caserío en formación mucha gente de pueblos cercanos como Chaguaramas, San Francisco de Cara y principalmente San Sebastián de los Reyes, lo cual hizo que el lugar empezara rápidamente a poblarse. Dicha capilla adquiere tanta importancia que en el año 1767 el visitador del Obispado Don Juan Antonio Moreno, instruye para que en el mismo se puedan realizar tanto bautizos como matrimonios, los cuales ordenó se asentaran en los Libros de Santa María de Ipire, pueblo a cuyo Curato se encontraba adscrito Chaguaramal de Batey.

Como ha quedado establecido, nuestro pueblo se inició como un sitio de hato comprado por Don Carlos del Peral, que pertenecía al Curato de Santa María de Ipire, Jurisdicción en aquel tiempo de San Sebastián de los Reyes, hasta el 17 de junio de 1779 que ya habiéndose convertido en caserío se hizo la demarcación correspondiente separándolo del pueblo al que pertenecía para así fundar en el mismo el curato de EL Chaguaramal, ello ante las dificultades que existían para que sus habitantes pudieran acudir a Santa María de Ipire, sobre todo en época de lluvia a cumplir con los ritos de la religión que profesaban.

Separada de Santa María de Ipire, Zaraza comenzó rápidamente a desarrollarse, en 1798 se fijan los ejidos del pueblo. En 1816 todo lo que se había logrado hasta ese momento a consecuencia de la guerra desaparece, pues Chaguaramal de Perales es incendiada.

En 1827 algunos ex fundadores del pueblo deciden refundarlo, poniendo cada uno de ellos lo mejor de si para lograrlo. En 1830, con la creación de los Cantones, Chaguaramal quedó bajo la jurisdicción del Cantón Chaguaramas.

En virtud de que Chaguaramas quedaba a una distancia aproximada de 32 leguas de nuestro pueblo, los vecinos del mismo realizaron varios intentos para la creación de un nuevo cantón, el primero en 1832, el segundo en 1840, pero no fue sino hasta 1853 cuando logran su cometido.

En efecto el 1º de abril de 1853 el Congreso de la República decreta la creación del Cantón Unare, designando como capital o cabecera la ciudad de Zaraza. El articulo 1º del Decreto establecía: “del actual Cantón Chaguaramas se forman dos: el uno que se denominará Cantón Chaguaramas compuesto de las parroquias Chaguaramas, Valle de la Pascua, Espino, Altamira, Altagracia de Iguana, Cabruta y Santa Rita, siendo la primera de éstas su cabecera, y el otro, Cantón Unare compuesto de las Parroquias, Chaguaramal de Perales, Tucupido, Potrero, Santa María de Ipire y Altamira (?), siendo su cabecera Chaguaramal de Perales que se llamará de hoy en adelante Zaraza o parroquia Zaraza”. El “Ejecútese” ocurrió el 5 de abril del mismo año y la división absoluta el 1º de julio. Firman José Gregorio Monagas, Presidente de la República y Simón Planas Ministro del Interior y Justicia.

La actual ciudad de Zaraza, recibió su nombre en honor al General Pedro Zaraza, militar venezolano durante la Guerra de la Independencia, que logra controlar entre las llanuras de oriente y la entrada de Caracas un amplio territorio, logrando así acabar con guerrillas realistas que combatían en ese lugar.

Zaraza ha sido cuna y algunas veces también receptor de grandes hombres y mujeres, que se han distinguido por su aporte valioso a la comunidad, de maestros que han dado lo mejor de sí para la formación de las nuevas generaciones, médicos amantes de su profesión, ingenieros, abogados, economistas, administradores, periodistas, odontologos, bionalistas, militares, T.S.U., en distintas áreas, veterinarios, enfermeras, comerciantes con gran misticismo, agricultores y productores agropecuarios honestos, padres y madres de familia ejemplares, quien han trasmitido a sus descendiente valores como la moral, la ética, la dignidad, la rectitud y la solidaridad para ayudar a otros más necesitados, nombrarlos a todos seria una labor si se quiere titánica que escaparía del objeto de esta reseña.

A Zaraza han dedicado invaluables estudios e investigaciones de distinta naturaleza, entre otros autores José Antonio de Armas Chitty, Ernesto Luís Rodríguez, José Rodríguez Malaspina, Víctor Manuel Ovalles, Manuel Soto Arbelaez, Francisco Gustavo Chacín, Rafael López Castro, Blas Loreto Loreto, Pedro Castro Gutiérrez y por su puesto su insustituible cronista Moisés Rodríguez.

No podemos dejar de mencionar a otros profesionales de la medicina que no habiendo nacido en Zaraza han dedicado o dedican un esmerado trabajo para nuestro pueblo, entre ellos: el Dr. José Francisco Torrealba, conocido internacionalmente por sus trabajos sobre el mal de chagas, Claudio Rincón Toledo oriundo de Maracaibo, Alí Gallegos de Caracas, Eddy Lemoine natural de Haití, Horacio Aguilar de Perú, Alcibiades Fernández Pérez de Cuba, que fue el médico que hizo la primera transfusión sanguínea en Zaraza, Jorge Velásquez y Luís Hurtado de El Socorro, así como Maritza Meza de Maracay y Daysi Palma y Jhonny Palma del Chaparro. En Zaraza también nació el famoso oculista Francisco Ramírez, de quien se sabe operó al Ex Presidente de Venezuela Rómulo Betancourt.

En el campo militar Zaraza aportó cinco héroes a la Guerra de la Independencia, a saber: el Sub teniente Pablo Machado, el Capitán Julián Maldonado, el Alférez Pedro Pablo Ron, el Comandante José Antonio Sole y el Capitán Vicente Cuares. Otros Zaraceños que abrazaron la carrera militar lo fueron el General David Gimón Pérez, quien llevó a efecto algunas de las obras de infraestructura más importantes de Zaraza, José Manuel Hernández Ron, José Antonio Hernández Ron, Manuel Berroeta Ron, Rodolfo Moleiro, Sinforoso de Armas. Asimismo “son hijos de la ciudad de Zaraza el Teniente Coronel Roberto Ca­sanova, el Mayor Rafael Estrada López, el Comandante Pedro Delgado Correa, el Mayor Antonio Delgado Correa, el Capitán Gamaliel Rodríguez, el Capi­tán José Vicente de Armas, el Alférez de Navío Neri Hernández Coa, el Coronel Wanergen Rangel, el General Reinaldo Berardineli, el General José Aquile Vietri Vietri, quien hubiere en un tiempo Jefe del Alto mando Militar y vice ministro de la defensa, Ramón Carrizalez, ex Vicepresidente de la República.

En Zaraza vivió alrededor de 50 años -después de residir en San­ta María- un hombre virtuoso, el Pbro. Rafael Romero González, nati­vo de Orituco. En su misión de sacerdocio han prestado servicio a la iglesia católica los zaraceños Ramón Loreto Rodríguez, Rafael Cañas e Isidro Noriega”, y más recientemente mis parientes Domingo Jaramillo Toro descendiente de familias zaraceñas y Efrén José Cisneros Fajardo, quien si bien no nació en el pueblo es hijo de una zaraceña, a saber la Lic. Rosita Fajardo Viettri de Cisneros.

Monseñor Arturo Celestino Álvarez, quien se convirtió en Sacerdote en 1893, llegó desde muy niño a Zaraza procedente de Clarines; y el padre Francisco Hurtado natural de Guardatinajas dedicó 40 años de trabajo a nuestro pueblo, por su parte al presbítero Guido Kaisin debemos agradecerle ya 25 años de servicio a nuestra comunidad.

Zaraza pueblo de gente sencilla y bendecida por nuestro señor, también ha sido homenajeada por cantantes, compositores, copleros, y poetas. En este orden de ideas es oportuno señalar que a ella le han dedicado canciones que han sido todo un éxito en el país, tal es el caso de aquella que lleva por título “En un Rincón Guariqueños” del cantautor Reinaldo Armas. Otra inolvidable tonada es la canción “Cosas buenas de Zaraza” de José Oscar Guerra.